miércoles, 25 de noviembre de 2009

modelo Q



Para Eco, no obstante, este signo final " no es realmente un signo, sino el campo semántico en su totalidad como estructura que conecta los signos entre sí". Eco representa este campo semántico por el Modelo Q (este modelo está basado en un modelo de memoria semántica desarrollado por M. Ross Quillian). Y de esta manera, en vez de mantener una definición estricta del interpretante, Eco ofrece una teoría más flexible que identifica la noción de interpretante con las tres categorías semiótica que siguen:


1) se entiende el significado de un significante como una unidad cultural que será transmitida a su vez por otros significados y que, por consiguiente, será independiente a nivel semántico del primer significante. Esta definición concuerda con la de significado de sinonimia, cuya base se encuentra en los estudios de Carnap.


2) Por medio de un análisis intencional o componencial, se segmenta una unidad cultural en componentes semánticos elementales, o dicho de otro modo, en "marcas semánticas". De esta manera, la unidad cultural queda presentada como un segmento -"semema"- que mediante una acumulación de sus varios sentidos, puede entrar en diferentes convinaciones textuales. Esta definición del interpretante se obtiene del análisis o representación componencial de un "senema", tal como lo exponen Katz y Fodor mediante su "árbol" de marcas semánticas.


3) Cada unidad que compone el árbol componencial de un "semema", cada unidad o marca semántica pasa a ser, otra unidad cultural (representada por otro significante) que se puede, por supuesto, analizar componencialmente). Con esta definición del interpretante, Eco, se refiere de "sema" o componente semántico, tal como lo presenta Greimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario